lunes, 20 de julio de 2009

España pone en funcionamiento el Telescopio de infrarrojos más grande del mundo


El próximo día 24 de julio de 2009 el Roque de los muchachos, el centro de Astrofísica de Canarias en la isla de La Palma, España, en colaboración con México y Estados Unidos, pondrá oficialmente en funcionamiento el mayor telescopio terrestre de infrarrojos hasta el momento.

Este enorme coloso está formado por un espejo primario compuesto de 36 lentes hexagonales de vitrocerámica de 1,9 m de diagonal cada una, que al unirse, forman un súper telescopio de 10,4 m de diámetro. El hecho de que los cristales tengan forma hexagonal significa que se cubren al 100% los huecos que dejarían cristales circulares pero además, la forma hexagonal permite formar superficies hiperbólicas cóncavas como lo hace el cascarón de una tortuga o la piel de una piña, lo que permite un aprovechamiento excepcional de la luz recibida.

El GTC (Gran telescopio de Canarias) dispone de dos instrumentos científicos: OSIRIS (cámara y espectrógrafo multiobjeto en el visible) y CanariCam (cámara y espectrógrafo, con capacidades de polarimetría y coronografía en el infrarrojo térmico que trabajará entre ~7.5 y 25 micras). En este gran proyecto liderado por el IAC, Instituto Astrofísico de Canarias, está colaborando la Administración del estado, la Comunidad autónoma de Canarias, la Universidad de Florida, el IA-UNAM Instituto de Astronomía de la Universidad Autónoma de México e INAOE, Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica.


Guadix y el Marquesado del Zenete, el Sangrilá español

El Marquesado del Zenete es un valle situado entre dos cordilleras. Por su parte Sur y a lo largo de la costa, las cumbres de Sierra Nevada. Y en paralelo en su parte Norte, la Sierra de Baza. El hecho de que esté flanqueado por estos dos colosos hace que el propio valle sea un lugar elevado, se encuentra a 1.000 m sobre el nivel del mar y ha generado un ecosistema propio.
El lugar es digno de mención. Coronado por blancas cumbres a ambos lados en invierno, el valle se mantiene fresco pero sin nieves, lo que lo convierte en el lugar idóneo para las siembras. Visto desde los pueblos que habitan las laderas de Sierra nevada, diríase que es una alfombra hecha de retales cuadrados de campos de cultivo.

Además de los 10 pueblos que lo forman, algunos enclavados en el propio valle y otros en las laderas de Sierra Nevada, hay que destacar la ciudad de Guadix que es uno de los asentamientos más antiguos de la península Ibérica y que aún conserva la tradición de habitar en cuevas reformadas.

Sólo hace falta subir un poco más a cualquier pueblo de los picos de Sierra Nevada, para tener una visión del cielo nocturno que es difícil de olvidar, o deleitarse con los paisajes en sus rutas de senderismo por las montañas más altas de la Península Ibérica.


sábado, 18 de julio de 2009

Guiso Carrero

Guiso carrero


Les comparto una receta bien argentina para pasar el invierno. Obvio los ingredientes están en argentino así que no sé si se darán cuenta de lo que son.

Ingredientes

750 g de carne magra, cuadril, nalga, tortuguita, etc, (va en presupuestos)
Cebolla, 1
Cebolla de verdeo, 200 g
Ají morrón verde, 1
Papa, 1 grande
Batata, 1 grande
Zanahoria, 1
Zapallo, 250 g
Choclos, 2
Tomates peritas, una lata
300 grs de fideos guiseros ( mostacholes, macarrones,caracoles, dedalitos)
Caldo de carne o verdura, cantidad necesaria
Aceite, 6 cucharadas
Orégano y tomillo, a gusto
Laurel, 2 hojas
Sal, pimienta, ají molido y pimentón

Preparación

- Pelar y picar la cebolla.
- Lavar y cortar en rodajas la cebolla de verdeo.
- Lavar, quitar las nervaduras y semillas y picar el ají morrón.
- Pelar y cortar las papas batatas y zapallo en cubos del tamaño de un bocado.
- Pelar y cortar las zanahorias y los choclos en rodajas finas.
- Cubetear los tomates.
- Desgrasar la carne y cortarla en cubos.
- En una olla grande calentar el aceite y rehogar los cubos de carne a fuego fuerte hasta que quede dorada.
- Retirar la carne y rehogar el ají junto con la cebolla hasta que esta transparente.
- Incorporar la carne, la zanahoria y los tomates peritas cubeteados y con su jugo.
- Agregar caldo hasta casi cubrir la carne.
- Salpimentar y condimentar con las hierbas, el laurel, el ají molido y el pimentón.
- Dejar cocinar a fuego suave unos tres cuartos de hora revolviendo de vez en cuando con cuchara de madera y agregando caldo si es necesario.
- Agregar las papas y batatas.
- Cuando retome el hervor agregar los fideos.
- Esperar unos 5 minutos e incorporar los choclos y el zapallo.
- Cada vez que se incorpore un ingrediente cuidar que tenga la suficiente cantidad de caldo.
- Seguir hirviendo, siempre con la cacerola destapada hasta que los ingredientes estén cocidos y el guiso carrero espese.


Un beso a todos y muy buen fin de semana. :)

viernes, 17 de julio de 2009

Gracias a Sara Cobos. Un abrazo


Gracias a Sara Cobos que desde su blog "Sí hay alguien más...." nos envía este premio. Lo reenvío en primer lugar a todos los redactores de nuestros blogs colectivos, cuya labor construye día a día los contenidos de nuestros espacios en la Red O.V., lo reenvío no faltaba más, a todos nuestros visitantes, que con sus comentarios o su simple presencia leyéndonos o escuchándonos a través de nuestra radio, soportando con paciencia los inconvenientes técnicos o los provocados por la inexperiencia de este redactor y locutor primerizo, dan vida a este y a los restantes espacios de la red O.V.

A todos vosotros os deseo que estéis disfrutando de unas buenas vacaciones o las disfrutéis próximamente, que tengáis el trabajo, la felicidad personal y familiar que merecéis.

sábado, 11 de julio de 2009

FAMOSOS CUENTOS CORDOBESES




Dos Chupados:
- Che loco, ya hace como dos días que no tomo.
- ¿Cómo?
-Sí, mañana y pasado.

En la calle:
- Señor, le vendo un reloj.
- ¿Que marca?
- La hora, nero, ¿qué querí que marque?

Un nero en la caie estaba a los grito:
- VENDO PRESTOBARBA...VENDO PRESTOBARBA
- Che guaso, la vendei o la prestai?

- ¿Y su nene, señora?
- ¡Hace dos meses que camina!
- Caramba... habrá llegao lejos, ¿no?

En la corte:
- ¿Que hacía la noche del crimen?
- Estuve durmiendo, Usía.
- ¿Puede probarlo?
- Claro, tráigame una cama.

-Un valor, que hacía tres meses que no se bañaba, le pregunta al otro:
- Che, ¿de qué me podré disfrazar?
- Quedate como estái y decí que te disfrazaste de roquefort.

martes, 7 de julio de 2009

AVENTURA URBANA





Hace varios años en Cabana, una villa serrana con perfume a hierbas y salpicada por dos arroyitos, se vivía una aventura cotidiana.

Se trataba de la vida interior de un vehículo asombroso. Cuando llovía era blanco y desde lejos se adivinaba su existencia. Lo llamaban el Himno Nacional por el ruido a rotas cadenas que hacía al llegar, siempre que llegara. Entonces se escalaban los peldaños hacia un interior descalzo de alfombras, vidrios inquietos y muchas evocaciones bordadas en los asientos movedizos.

Durante el trayecto, enredadas en las bolsas de compras se oían historias personales, de otros y aquellas cuyo enunciado era, “Esto queda entre nosotras…”

Al medio día se enlataban empujones, codazos y mochilazos. Como madre paciente los esperaba como lo había hecho con varias generaciones.

Como él sabía las necesidades económicas de su gente, permitía trasladar cualquier cosa: marcos de ventanas, piletas de lavar, todo tipo de herramientas y hasta la presencia de un inodoro, que al ocupar un lugar de preferencia, llevó al pasaje a pensar si se trataba de una mejora en el servicio o era el lugar destinado al inspector.

Este cubículo no viajaba a la deriva, lo conducía una gran oreja que se ocupaba, primero de llegar y después de escuchar las cuitas de todo el mundo.
Además de ser depositaria de los desahogos solitarios y chicos de jardín, llevaba noticias boca a boca durante el recorrido. A veces algunas encomiendas eran tan frágiles que cambiaban su estado en el camino. Pasaban a ser tortilla antes de tiempo.

Muchas veces el cubículo contorneaba su cintura y no era que bailara cuarteto sino que llovía y como adentro también llovía, la gente se abrazaba en los rincones.

Hubo un día de luto en la villa, la tristeza transportó a los viajeros que pudieron ver, a la vera del camino, las chatarras abandonadas de aquellos COLECTIVOS URBANOS DE CABANA.

Graciela Martellotto
http://gracielamartellotto.blogspot.com

viernes, 3 de julio de 2009

Carta a mi enemigo

No lloro, no. No rías que no lloro.
Quizá, sea el sudor de correr tanto mirando a todas partes y no verte; el susto de pensar que hoy no me he escondido y puede que hayas vuelto a perseguirme, la duda que se acuesta cada noche junto al vértigo que cabe entre mi esposa y mi tumba... La pena de los ojos de mis hijos, si no vuelvo.

No estoy llorando, no, aún no rías.
Es la saliva que desborda en mi garganta cuando ciñes mi cuello y te lo juegas al humor con que te hayas levantado, la presión de los golpes en la cara, las patadas en suelo y dar gracias a Dios por seguir vivo; es la rabia de lo absurdo que se vuelve todo cuando llega la estúpida ilusión del fanatismo, y no quiero matarte aunque pudiera...

No, no, ¿no ves? no estoy llorando.
Será que le apuntaste la dirección de mi nuca a tu bala favorita, o le contaste el último latido que concedes a tu bomba traicionera; será que coleccionas muertos como chapas de cerveza, y ya cuentas con la que te faltaba; será que casi eres invencible, un dios tirano que mata si no yerra, un tío grande que no tiene conciencia… Tal vez, el fallo de la especie, el último eslabón de nuestra identidad humanitaria, la causa impía de que el amor no exista mañana, la única razón por la que no me importaría que lo hagas…

Bueno, quizás sí llore un poco, sí.





Free Image Hosting at allyoucanupload.com